PERROS EXCESIVAMENTE DEMANDANTES: POR QUÉ TRATARLOS Y CONSEJOS PARA MEJORAR ESTA SITUACIÓN

PERROS EXCESIVAMENTE DEMANDANTES: POR QUÉ TRATARLOS Y  CONSEJOS PARA MEJORAR ESTA SITUACIÓN

Que un perro le demande atención a su propietario no tiene nada de malo. Ahora bien, cuando esto genera problemas en la relación o provoca un malestar en el animal, debemos ocuparnos del tema. El exceso de demandas de atención puede manifestarse de diversos modos: ladridos, subirse encima de las faldas de los propietarios, saltos, llorisqueos, mordisqueos. Sea cual fuera su manifestación, lo que la mascota está buscando es que en ese momento su compañero humano le preste atención.

Algunos perros por diversos motivos tienen muy baja tolerancia a la frustración y les cuesta tolerar el hecho de que los propietarios en determinadas situaciones no le presenten atención cuando ellos lo requieren. Ante esta dificultad, suele verse que incurren en una escalada ascendente de síntomas donde ladran cada vez más fuerte, llorisquean de manera más intensa, o dan mordiscones con cada vez más nerviosismo.

Estas conductas deben tratarse por varias razones:

  • En muchas ocasiones terminan generando daños a los propietarios, como en el caso de lastimaduras por mordidas intensas o por saltos.
  • Afectan la buena convivencia entre la mascota y su grupo humano por las mordidas, el exceso de ladridos o los saltos excesivos hacia la familia o las visitas.

Afectan el bienestar del animal, al menos por dos razones:

  1. El animal vive en un estado de ansiedad constante en donde no se la ha dado la posibilidad de aprender a gestionar sus estados emocionales y entender cuándo es el momento para realizar una actividad juntos y cuándo el momento de descansar o hacer otra actividad a solas.
  2. Las mascotas con este problema suelen pasar más tiempo aisladas justamente por la dificultad que le representa a la familia convivir armoniosamente con ella. Este aislamiento empobrece su bienestar.

CÓMO TRATARLO

El tratamiento estará enfocado en la rutina del animal y sobre las pautas que ha aprendido en relación a cómo comunicarse con nosotros.

Rutina del animal

  • Recomendamos una rutina que cubra las necesidades integrales del perro y que incluya: paseos, tiempo de juego con los propietarios, juguetes interactivos para resolver problemas, y objetos para morder y roer.

Pautas para comunicarnos

  • Invitar a la mascota a interactuar varias veces por día siguiendo la “Regla para interacción”: invitarla cuando está tranquila y sin demandar atención. La cantidad de veces que lo invitemos a realizar una actividad juntos dependerá de las particularidades y necesidades de cada perro.
  • Ignorar total y exageradamente cuando nos exige atención: mirar para otro lado, no tocarla, quedarnos totalmente quietos, no retarla.

Para los casos de perros de perros que en sus demandas de atención mordisquean las manos, además de seguir los consejos anteriores, sugerimos:

  • NUNCA jugar con nuestras manos. Siempre que juguemos con nuestra mascota debe haber un objeto mediador: pelotita, mordiente, soga, etc.
  • La interacción debe interrumpirse inmediatamente si con su boca toca alguna parte de nuestro cuerpo (manos, piernas, etc). La manera de interrumpirla será inmovilizándonos como si fuéramos un mueble, poniéndonos de perfil, cruzándonos de brazos, sin mirarlo, sin hablarle y sin tocarlo (posición de “mueble”). Esa postura corporal será la señal de que en ese momento, por más que él insista, no interactuaremos.
  • Si esto no nos da resultado, como última instancia podemos irnos por unos minutos a otro ambiente, en donde el perro no tenga acceso a nosotros y, luego de que se tranquiliza, volver. El perro quiere interactuar con nosotros, por tanto, le estaremos mostrando que de ese modo no lo haremos.

Para concluir, es importante recalcar que en esta publicación brindamos pautas generales y que en ciertas ocasiones se requiere que el caso sea visto por un profesional que atienda a las particularidades y necesidades del individuo en cuestión.